Bombas de Calor Para Albercas ¡Una Excelente Opción!

bomba de calor para albercas

Bombas de Calor Para Albercas ¡Una Excelente Opción!

En nuestras entradas anteriores ofrecimos algunas recomendaciones para calentar el agua de tu alberca a través de equipos de gas natural o LP. Sin embargo, debes saber que existen otras alternativas amigables con el medio ambiente como son las bombas de calor.

¿Qué es una bomba de calor?

Una bomba de calor es un equipo que funciona por un principio llamado termodinámica. El cual consiste en absorber energía en forma de calor del aire y transmitirla al agua. Para este proceso necesita de un compresor que varíe sus presiones a lo largo del circuito modificando así sus temperaturas de evaporación y de condensación.

Es importante mencionar que la bomba de calor no es lo mismo que un calentador eléctrico, ya que los calentadores eléctricos proporcionan calor al agua mediante resistencias metálicas, por tanto el consumo de energía eléctrica es mayor comparado con una bomba de calor.

La bomba de calor obtiene energía de fuentes externas y gratuitas. La ventaja principal de estos equipos consiste en su capacidad de suministrar más energía útil (en forma de calor) de la que utiliza para su funcionamiento (energía eléctrica), pudiendo llegar a producir un ahorro del 60% respecto a un sistema de calentamiento tradicional como gas. 

¿Cómo funciona una bomba de calor para albercas?

El funcionamiento de una bomba de calor está basado en los principios de la termodinámica y se puede describir en 4 pasos:

  • En el primer paso el fluido refrigerante se encuentra a baja temperatura y a baja presión y, por lo tanto, en estado líquido. El aire aspirado del ambiente pasa a través del evaporador, donde el fluido refrigerante absorbe la temperatura del aire ambiente y cambia de estado. Al mismo tiempo, el aire es expulsado a una temperatura más baja.
  • El fluido refrigerante llega al paso 2 en forma de vapor pero todavía a baja presión. Pasándolo a través del compresor se produce un aumento de la presión con el consiguiente aumento de temperatura. 
  • Como resultado se obtiene vapor en un estado elevado de energía (proveniente del calor del aire en el evaporador más el calor proveniente de la transformación de la energía eléctrica en energía calorífica). Este vapor situado en el paso 3 es el que circula por el condensador situado a lo largo del intercambiador de calor donde va cediendo toda la energía al agua acumulada, volviendo así a estado líquido.
  • En el último paso del proceso, el fluido refrigerante ya en estado líquido se hace pasar por la válvula de expansión para obtener de nuevo el fluido en sus condiciones iniciales, es decir, a baja presión y a baja temperatura. De esta forma se puede volver a iniciar el proceso.

Las bombas de calor pueden calentar tu alberca y refrescar tu casa ¡Al mismo tiempo!

Por último, otra ventaja que debemos mencionar está relacionada con el cambio climático, ya que al final del ciclo antes mencionado, la bomba de calor expulsa aire que, a diferencia de otros sistemas de calentamiento de agua, no solamente no es el resultado de ningún tipo de combustión sino que es aire fresco. De esta forma, las bombas de calor contribuyen, en gran medida, a la reducción del calentamiento global mediante la reducción de emisiones de CO2 y regresando aire frío al ambiente.

No olvides calcular correctamente el tamaño de la bomba de calor ideal para tu alberca. Si tienes dudas para elegir la mejor opción, solicita una asesoría gratuita con un experto aquí o envíanos un mensaje



2 Comentarios
  • Jorge Ramírez Nava
    Publicado el 17:25h, 17 noviembre Responder

    Me interesa que me contacten

    • Javier Hernández
      Publicado el 21:47h, 18 noviembre Responder

      Hola Jorge, muchas gracias por ponerte en contacto con nosotros. Te dejo la liga de whats app para una atención personalizada con nuestros asesores https://wa.link/fvuusk

Deja un comentario