Medidas de Seguridad Para La Prevención de COVID-19 en Albercas

Medidas de Seguridad Para La Prevención de COVID-19 en Albercas

La pandemia de COVID 19 no ha terminado por completo, pero cada vez son más las personas vacunadas y menos las que se enferman. Pese a la poca información, los estudios han demostrado la eficiencia del cloro para la destrucción del virus dentro del agua de las albercas. Sin embargo, continua siendo necesario implementar diversos protocolos para la prevención de COVID-19 en albercas. Esta guía te proporciona una serie de buenas prácticas y recomendaciones que los responsables de centros deportivos acuáticos deben considerar. 

Prácticas Para La Prevención de COVID-19 en Albercas

Uso de Cubrebocas 

El cubrebocas no debe ser usado dentro del agua, pues puede dificultar la capacidad para respirar. Sin embargo, aún se pide el uso de cubrebocas en los espacios compartidos fuera del agua y áreas concurridas (vestidores, cafeterías, etc). 

Protocolos de Seguridad

Cada administrador de albercas debe realizar, de forma constante, una evaluación de riesgos y establecer los protocolos que dictan las autoridades correspondientes. El coronavirus nos acompañará por un tiempo por lo que es importante estar en contacto con las autoridades para implementar cambios en los protocolos de seguridad. 

Desinfección adecuada del agua prevención de covid-19 en albercas

Con el agua desinfectada correctamente el riesgo latente es el contagio a través de vías respiratorias por el aire de una persona contagiada. Las pruebas realizadas han demostrado una inactivación del virus del COVID-19 en hasta 30 segundos, a una concentración de cloro libre de 1.5 a 3.0 ppm (partes por millón) y pH de 7 – 7-6

Es necesario realizar un mayor monitoreo a los niveles de cloro libre y pH de la alberca, sobre todo en horarios de uso. Algunas guías recomiendan realizar muestreos cada 2 horas (en los horarios de uso de la alberca). Los niveles de cloro residual no deben superar los 0.5 ppm para garantizar la eficiencia del cloro libre residual. 

Equipos de UV y ozono

Los niveles de cloro libre y pH deben ser mantenidos de acuerdo a las recomendaciones anteriores tanto si se utiliza desinfección secundaria (UV u ozono) como si no, ya que la concentración de cloro libre residual es crucial para la inactivación del virus. 

Asegurar una correcta recirculación del agua 

Un factor clave es mantener la filtración y recirculación los tiempos necesarios para garantizar la dilución de las partículas del virus y una correcta distribución del cloro. Es importante que el sistema opere al 100%. 

Partículas generadas por equipos de hidromasaje o juegos acuáticos

Las tinas de hidromasaje, jacuzzis, toboganes u otras instalaciones acuáticas pueden formar gotas de rocio. Y pueden ser otra fuente de contagios para los usuarios. Recordemos que el COVID-19 se transmite fácilmente a través de gotas y aerosoles. Para minimizar estos riesgos es posible que sea necesario evitar el uso de este tipo de equipos. 

Distanciamiento social entre bañistas, la mejor práctica para la prevención de COVID-19 en albercas

Los riesgos más altos de contagio son las áreas concurridas, como vestuarios y regaderas. Además de mantener los niveles adecuados de pH y cloro libre se debe respetar las distancias adecuadas entre bañistas. Y se debe respetar el número máximo de usuarios de acuerdo con las características de cada alberca. 

Cada alberca debe definir su capacidad máxima de usuarios dentro de la alberca en función del tamaño, tipo de uso y forma. 

Higiene de los usuarios 

Los administradores de los centros deportivos deben fomentar las prácticas de higiene como el uso de gel antibacterial, el lavado de manos al entrar y salir de las instalaciones. 

Antes de entrar a la alberca es recomendable ducharse para disminuir la entrada de contaminantes al agua y garantizar que el cloro libre este disponible para la desinfección del COVID-19 (en lugar de oxidar materia orgánica procedente de los bañistas). 

Ventilación

Un factor importante para evitar el contagio a través del aire es la ventilación. Cualquier sistema de ventilación en las instalaciones de la alberca debe maximizar la entrada de aire fresco del exterior. Esto reducirá la contaminación en general, incluidos los subproductos de la desinfección y cualquier tipo de virus transmitido por el aire. 

Si deseas mayor información o tienes dudas, comunícate con nuestros especialistas →

Referencias

Brown JC, Moshe M, Blackwell A, Barclay WS. Inactivation of SARS-CoV-2 in chlorinated swimming pool water. Water Res. 2021 Oct 15;205:117718. doi: 10.1016/j.watres.2021.117718. Epub 2021 Sep 30. PMID: 34619607; PMCID: PMC8480993.

Pool Water Treatment Advisory Group. Technical Note 46. Swimming Pool Technical Operation after COVID-19 shutdown. 2021

 

No hay comentarios

Deja un comentario